Días 6 y 7 – Clases y tanabata

Hace muchos días que entre las clases y el cansancio no escribo entrada del blog y se me han acumulado, así que tendré que ir poquito a poco.

El jueves la verdad es que no hicimos nada del otro mundo. Fuimos a clase e hicimos otra vez origami (empiezo a cogerle mucha tirria al origami). Luego fuimos a comer con una chica española y unas compañeras de clase de Bego, y nuevamente me pedí oyakodon (親子丼)❤

1

El local se llama Art Café ナナイロ (nanairo). Aunque estaba muy rico, me gustó más el de la otra tienda de udon a la que fuimos. Este se ve más sanito y más mono, pero el otro estaba delicioso independientemente del aspecto

El resto del día no hicimos más que vaguear, y a la noche la señora de la casa nos hizo chijimi (치지미, okonomiyaki coreano), kimbap (김밥, sushi coreano) y pasta otra vez para cenar. Le debemos la vida a esta señora (risas).

2

 

  • DÍA 7 – TANABATA

El viernes al terminar las clases (y hacer más origami…) nos avisaron de que haríamos una pequeña excursión al templo por ser tanabata (七夕). Fuimos casi todos los alumnos al santuario de Kitano tenmangu (北野天満宮). Nada más llegar nos encontramos el torii más grande que vi nunca aquí en Japón y casi me da algo. Por si no se ha notado, tengo una malsana obsesión con los torii❤

1

2
Estudiantes de secundaria (中学生) de visita en el santuario con el colegio.
3
Jidohanbaiki (自動販売機), máquinas expendedoras en el templo.

Me fascina una vez más el contraste de lo tradicional y lo moderno con esas máquinas expendedoras de colorines en medio de un templo de cientos de años de antigüedad. Esto sólo se consigue en Japón (risas).

Con la escuela sólo llegamos al templo, al llegar allí el grupo se separó y cada uno fue por su cuenta. Primero fuimos a hacer el ritual de purificación a la fuente de agua de la entrada, donde Bego lo intentó ¡por primera vez! Luego todos se lanzaron de cabeza al centro del templo pero nosotras nos dedicamos primero a recorrer los jardines, encontrando rinconcitos muy cucos

Finalmente entramos al templo. De camino vimos varias estatuas con forma de buey o de vaca que no sabíamos exactamente qué representaban, pero dos japonesas se pusieron a acariciar la estatua y pasar las manos por ella así que nosotras las imitamos (risas). Ahora descubrí que el santuario de Kitano también ayuda a los estudiantes a mejorar y esforzarse, ¿así que igual tocaban la estatua para conseguir suerte? Quien sabe(?)

Una vez dentro primero compré mi primer omikuji (おみくじ). Los omikuji son unos papelitos que predicen tu suerte. Puedes escoger tú uno o, como en algunos templos, que te toque uno al azar sacando un palito con un número de una cajita de madera. En este caso lo podías escoger tú, y además era un omikuji un poco especial, ya que venía “en blanco” y al meterlo en el agua aparecían las letras que te decían tu suerte. Costaban 300¥ y podías elegir entre tres o cuatro colores distintos. El mío creo que lo mojé mucho y costaba un poco leerlo, ¡pero me tocó la mejor de todas! Daikichi (大吉), gran/excelente buena suerte. ¡Yey!

Al atar el omikuji en el cordón entre lo mojado que estaba, lo torpe que soy y que no controlo mi fuerza(?) casi lo rompo… Pero eso es otra historia(?) Ahí también compramos nuestro tanzaku (短冊) para escribir nuestro deseo y colgarlo del árbol de bambú. Me hizo mucha ilusión

111
Mini-pasillo de torii al estilo Fushimi inari ahahaha Como aun no pudimos ir a Fushimi inari de momento nos conformamos con esto(?) De fondo se pueden ver cientos de ema con los deseos de la gente ❤

222

333
Niños de primaria (小学生) pasando bajo el torii. Me los como

Cuando terminamos ya se habían marchado todos los demás estudiantes de la academia. Como siempre, nos entretenemos un montón y acabamos a las tantas, pero fue una visita muy agradable (a pesar de que una zona del tempo estuviera en obras y el ruido me fastidiaba un poquito). El sitio era muy bonito pero al final me gustan más los templos chiquititos donde casi no hay nadie y puedes pasear tranquila. Pero templos como estos también son toda una experiencia.

 

 

 

Extra:

Antes de ir al tanabata pasamos por nuestro super de siempre y nos compramos este helado de té verde por 98¥ que estaba delicioso♥ El sabor a maccha (抹茶) es lo más rico del mundo mundial

4444

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: